Thursday, March 5, 2009

Cada mal viene con su remedio (Sobre el mundo moderno, el yoga, otros temas, yo, tú, y tu mamá también)



Tiempos modernos. Stress. Trafico. Peatones que por conservar su orgulloso 'peatonity' son tan agresivos como las estampidas de automovilistas zombies asesinos, como dos razas con tensión entre ellas. Tele. Noticias. La economía internacional como un alienigena psicópata gobernando la incompletitud mundial. Dolor de espalda. Desempleo. Desaparición de especies. Aparición de virus y enfermedades nuevas. La condición física, mental o de status. Deseos, frustraciones y rencores. O la abstinencia o la cruda o el insomnio o el ruido de los vecinos. Etiquetas. Alienación. Cobardía. Inconciencia. La deshumanización hacia la vida diaria y las personas que nos rodean como una salida fácil, antítesis de la solución que siempre estuvimos buscando.

Podríamos nombrar éstos entre tantos sucesos de los tiempos modernos que inundan la cabeza con pretextos para no vivir nuestras modernísimas vidas y resguardarnos en la parálisis existencial y preservar el estado de queja.

Repetidas veces le oi decir a un amigo que la no acción es la manera de protegerse de la bipolaridad del mundo. Yo difiero. No podemos separarnos del mundo del que nos quejamos, además ese mundo es tan vasto que tambien ofrece lo que no se puede ver desde el estado de queja. La quietud puede parecer no acción, pero también es una forma de actuar. Estar en 'ese' mundo sin exigencia, y vernos a nosotros mismos en él, como el actor y testigo de una película improvisada, sin guiones ni moralejas, permite toparse con los recovecos que pulen los filtros con los que definimos nuestro entorno.

Yo encontré un nuevo recoveco. Tengo una tele, internet y una compu en la sala, pero más que otra cosa, mucho espacio. Y no por tener mucho dinero sino por tener pocos muebles. Debrayando entre los torrents (software para encontrar y bajar de todo y rapidito) empecé a hacer búsquedas nuevas. Quería aprender algo nuevo, asi que busqué tutoriales y clases de cosas, a ver de qué se puede aprender por estos medios. Es impresionante cuántos videos de clases puedes torrentear: Tejido, catering, tae bo, salsa, pintura, inducción de orgasmos, ejecución de gaita, cocina, bartending, poledancing, y todo lo que no entra en nuestros ya muy limitados, etiquetados y aprisionados autoconceptos. O al menos así son nuestros autoconceptos hasta que aceptamos que si no hay satisfacción, emoción y descubrimientos ricos en la vida es porque no vamos y los tomamos: no al rato, la semana entrante o el dia de la clase de tejido, de gaita o de yoga, sino hoy.

Llevaba unos mesesitos dándome clases de yoga diario en la sala, en la mañana. Sin ninguna finalidad mas que sentir el cuerpo rico desde temprano, uno de tantos aprendizajes que atesoro de la vida con Denise. Al principio 'queeeee huevaaaaaa' pararse, se supone, pero la sensación implica demasiadas endorfinas y un rush de serotonina interesante. Tanto como para resistirse. Tanto como para no dejarlo de lado por otra hora de sueño, de Xbox o por conseguirse un dia de cruda u horas de aturdimiento.

Y el yoga está padre, ahora es un hábito, y la sensación siempre se renueva. Y que no quede sólo en yoga. Buscando hace un par de semanas, bajé algo de bailar, aerobics, tae bo, tai chi, chi kung, meditación, etc. Tooodos taaan diferentes. Una es una clase de yoga donde una guapísima chica hindu del rollo Bollywood te da la clase (doble sonrisa al terminar la sesión), y otra que ya intente es la de hoy por la mañana. Intenté por primera vez un video mitad chi kung mitad tai chi. El tai chi jamás lo habia intentado y seguramente hice todo mal, pero tengo muchas mañanas como ésta para intentarlo. Además bien chido porque éste es como de bajo presupuesto, hecho en China por chinos pero en inglés pa poderlo vender al resto del mundo, donde el dummy es un señor bigotón guero occidental, y la clase te la da un chino campeon de no se que cosas del tai chi y no es como todas las clases que he bajado en que el ticher te convence de que hagas la clase y te disciplines, sino que el broder solo te dice como es cada cosa y ya, asi que es un enfoque bien nuevo. Y así encontraré mas videos.

Éste es el tipo de recovecos que ofrece este mundo moderno. Sin tener que ir y pagar clases, y suscribirme a un horario y presionarme por llegar. Entendí que al menos para mí el inscribirme a clases de cosas era el pretexto perfecto para no aprenderlas, porque a veces cuando iba a empezar la clase estaba muy a gusto haciendo cualquier otra cosa, o alegaba que mis horarios de trabajo, obligaciones y otras actividades me impedían llegar. El impedimento realmente está en la mente que pretexta. Ahora es más libre elegir de acuerdo al sentimiento mañanero de qué sera la clase, y cuál el maestro, si es la clase de guitarra, de yoga o de bailongo, si el maestro es el chinito, el Maldonado o la secsi del leotardo rojo, total, en la privacidad de la sala, se puede hacer la mezcla y parar y cambiar sin problema. Todos son recovecos recién descubiertos y que me van, mientras me vayan. Honestamente espero que no dejen de renovarse y que siempre haya videos nuevos o alternativas nuevas al video.

Todo se lo debo al dual mundo moderno. A éste mundo con internet, flores, ventiladores de mano, basura, bosques, políticos, músicos, deliciosos taquitos callejeros con parásitos, asesinatos, especies que se conservan iguales que como eran en la prehistoria, computadoras y urbanidad, que no puede ser mejor ni peor, porque es el que es y no hay de otro. La elección está ahí todos los días. ¿De qué mundo nutrirse e impregnarse para el resto del día? ¿Del mundo del tráfico, de la extinción de especies, contaminación, criminalidad, y desempleo o del mundo de la respiración placentera, del yoga, las endorfinas efervescentes, la delicadeza del tai chi (y del chinito), la amistad suprema y la aceptación? No hay planes, la elección es siempre, es ahorita. Elegir una de las dos gamas no implica la negación o evasión de que la otra existe, pero la elección que tomamos nos carga del impulso que llevaremos dentro cuando estemos en cualquiera de las dualidades de este mundo.

3 comentarios:

Refachadona said...

Luego me dices como bajar eso, que ya sabes que soy re güey ;). Yo quiero clases de Kung fu, de comida japonesa y thai, de como cuidar una orquidea, de tabledance y de como cambiar una llanta que "uno-nunca-sabe".
Muchos besos Aaron, cuando te diviso, aunque sea para una clase internetsosa?

RED said...

Me encanta la idea, los domingos son re amables, tu escoge cual y te enseño a buscarle de todo. ¿Te lateria un domingo de clasesita de algo, comida, platicada, todas o alguna de las anteriores, remixeadas, papas grandes extra queso y cajita feliz?

Angelizer said...

malditas drogas!!!!