Wednesday, January 7, 2009

Ay mi 2008...



Este año fue dificil: lleno de contrastes entre saturaciones y vacíos.

Me tardé mucho en poner el primer post del año: la verdad llevo días evitándolo. Y es que a veces vuelven a sonar en mi cabeza los cassetes depres de los que casi no quiero hablar. 2008 fue vapuleante, honestamente, y fue hasta el final que me sentí relativamente en paz con mi desempeño existencial dosmilochoso. Fue demasiado saturante, como vivir en un pequeño infierno personal que sin querer me convirtió en un demonio -habitante de dicho averno-, que tomó el control e hizo y deshizo con mi vida de todo. Creo que llevaba mucho atrapado en una vorágine de fatigas, de temores, de reservas, de culpas y de insatisfaccion ante mi actuación y/o otras decisiones, unos alimentando a los otros, y mientras, yo, paralizado, observaba cómo mi vida personal sucedía frente a mí, y sin mí, porque ya estaba demasiado aturdido para hacer algo. Sumémosle el ultimo trimestre con piedras en los riñones y par de meses en el mood de ver tu sangre y andar adolorido diario. Al menos hoy me alegra poder darme cuenta de los errores que seguí repitiendo para no andar afectando a terceras personas, porque afecté y preocupé a muchos de a quienes más amo: principalmente a mi ex, que su entendimiento, su amor y su compañía fueron lo mejor del año, por eso querer estar mejor, porque estar mal se expande y afecta a quienes nos quieren. También me alegro de que mi salud volvió con todo y superpoderes.

Fue un año muy crítico en muchos aspectos, en el que mucho de lo que afectaba a mis projimos me comenzó a afectar también, y no era nada raro que eso sucediera, nadie es insensible al dolor o a la desesperación de sus seres queridos, al menos no cuando no se es sociópata. Y la empatía, yo que siempre ando diciendo que la empatía es indispensable para no ser un imbécil por la vida, nomás fue el puente para relacionarme con toda clase de dolores ajenos y haberlos hecho míos. Tarea pendiente: redefinir mi actitud hacia la empatía para el 2009. Y obviamente jamás concluiré que la empatía sea algo malo o que se deba evitar. Lo que me sucedió era natural, es lo que pasa cuando mezclas el acumular mil madres que deberias trabajar en una seria terapia, con ser el depositario de la necesidad de terapia de tus projimos, añádele hielo, licúalo con fatiga mental para discernir bien bien la realidad y tendras un delicioso Daikiri sabor torpeza para vivir.

Hubieron cosas buenas. No digo que todo haya estado del nabo, pero creo que durante el 2008 no estuve en la frecuencia óptima para absorber lo bueno. Hay que señalar que este es el año que puse mi departamento acorde a lo que desde adolescente habia soñado, para tener un lugar totalmente customizado para mis caprichos diarios. Lo más positivo es que al 2008 le debo y le agradezco la claridad para ver el alto grado de intoxicacion por sobredosis de empatía, de introversión, de fatiga, de postergaciones, de culpitas injustas a la luz de expectativas ajenas, de frustraciones, de no estar para los demás como yo hubiera deseado estar. Aunque arde, fue bueno que la bomba explotara: Deja mucho espacio, interno, deja aprendizaje, exige reconstrucción y aunque hay algunas cosas que aun siguen quemándose, las cenizas fertilizan mucho más que la mierda.

La llegada del 2009 no lo cambió todo, mas bien exigió que hiciera sólo ese trabajo. 2009 lo inicié con compromisos conmigo mismo, dado que ya no recordaba la ultima vez que hice esto de manera consciente. Me estoy regalando una mayor disciplina, ante todo. La disciplina es la puerta abierta a todos los demás regalos. Me estoy regalando horas al día que son sólo para mí, para hacer yoguita, la felicidad del cuerpo. Me estoy regalando la batalla contra el aturdimiento, contra el neandertalismo social que había cosechado estos ultimos años. Me estoy regalando la vida de un hombre feliz aunque quede tristeza o coraje en mi cabeza. Dice mi hermano Moisés que si te deprimes y aparte te tiras al drama y al habito de la tristeza, nunca sales, sólo te debilita, y hay que tratar de vivir mejor aunque los pensamientos sean los mismos, para ver que no todo es una cosa o la otra. Yo le creo, supongo es switchearse hacia hábitos nuevos con una mente upgradeada.

Organika es un gran lugar para estar emocionalmente bien, tras tanto desmadre que me dejó el 2008. Nuevos proyectos, nuevos retos, nuevas aptitudes, nuevas actividades. Adquisición de más superpoderes profesionales. Yea!

Al principio pense que no iba a querer escribir una mierda sobre el 2008, y al final este post, terminó extendido.

2008 cachetadón para despertar
2009 buena onda
2009 sano
2009 desapendejador
2009 la extraño
2009 te quiero
2009 organichido
2009 fexibilidad, fuerza y oxígeno
2009 ya...

...y feliz año para tí también, dondequiera que estés.


Les dejo este videito. Representa perfecto mi sentir al cerrar el 2008...

4 comentarios:

Refachadona said...

Como diría la Trevi "el recuento de los daños", auch auch, pero lo mejor es ver todo desde cierta lejanía y hacer planes para modificar lo que haga falta y salir, salir! you can do it! besos

nadamioesfake said...

mmmmhhh tu blog no me deja poner mi comentario!! pero bueno, intentaré de nuevo: qué bueno que estás mejor de salud y así son todos los años, meses tormentosos y meses amorosos, no queda de otra... si todo fuera felicidad estaríamos medio aburridos jejeje Cuídese herrmmaaannnooo jejeje

Ángel Exterminador said...

Pues a mí esa rola de radiocabeza me encanta pero siempre me transmite depresión y melancolía como muchas otras de ellos, supongo que no la vivirás igual y esperas un año más bien sin esas ondas. En fin... hermaaaaanooooo... empecemos el año con terrorl!

Ángel Exterminador said...

por cierto, dibujazo... como siempre.